MILF PUTA Le rompo el coño a mi Madrasta zorra

0 views
|

Papá es un buen hombre. Mi Madrastra zorra es una tipaza. Es de tetas grandes. Su cintura le levanta la colita. Aunque no lo quiera ella me da morbo. Todos los viernes tiene sexo con mi papá.

Después de unas cervezas se follan. Aquella tarde papá estaba muy borracho. Y se durmió temprano en el sofá.

Acostumbro a jugar videojuegos lejos de la habitación. Lo gritos de placer me perturban. Mi papa quedo rendido borracho. Mi Madrastra puta estaba cachonda.

 Le rompo el coño a mi Madrasta zorra-1

La Madrastra zorra mete la polla en su boca

No lo creía. La MILF puta puso sus labios en mi polla. Estaba pasada de copas. Las mujeres ebrias follan salvaje. Se veía bien puta. Sus manos con largas uñas la sujetaban. Me hace sexo oral. Le puse la mano tras del cuello. Le metía y sacaba el pene de su boca. La lengua lamia mi glande.

Del otro lado del sofá papa estaba dormido. Ella quería que le rompiera el coño. Las tetas con las que me hacia pajas las tenia en mi boca. Le chupaba los pezones grandes. Mi Madrastra puta me hacia la paja. Quería tener mi polla bien dura.

Le rompo el coño a mi Madrasta zorra-2

A esta perra le voy a dar duro

La acuesto en el sofá. Papa se cambia de posición. Por poco me da un infarto. Ese coño peludo huele a rosas. Le doy una chupada al clítoris. Esta chorreada. Me pongo su pierna en el pecho. Ese chocho se ve rico. Esta profundo. Quiero coger a mi Madrastra puta.

Le entierro la polla a la MILF puta. Se estremece. El pene queda lleno de líquidos tibios. La zorra se mueve con descaro. ¡Cógeme duro! ¡Mete tu polla más! ¡Muerde mis tetas!

La lujuria nos hizo volvernos dementes. Sus nalgas grandes apretaban mi polla.  Con fuerza la pongo sobre mi. En ese postura su coño no tiene salvación. Cada vez que sube la empujo hacia abajo. El pene penetra duro.

El chasquido de su coño da la impresión que provocara un incendio. Con movimientos intensos me corrí en el  coño de mi Madratra zorra. Salí corriendo al momento que papá la llamaba para que le diera un par de cervezas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *