Pija Enorme le da sexo duro a la hija del jefe y le llena la boca de leche

0 views
|

El hijo del jefe de seguridad le puso los ojos a la hija puta y guarra de un adinerado empresario, el chico de Pija Enorme esta cansado de los juegos de la traviesa niña.

La chica latina puta es una hembra sensual. Todos los que trabajan para su padre la miran con deseo. Ella se sonríe porque sabe que ninguno esta a su altura. Usa ropa ajustada y muchas veces no usa bragas ni sujetadores. Es una cerda provocadora. Ese juego de sentirse deseada la excita.

El chico se encontraba inspeccionando las cámaras de seguridad del piso de la chica. Ella comienza con su juego lleno de morbo y deseo.

El chaval se lo piensa un momento. Y concluye que es el día follar duro ese coño para que se te quite lo presumida.

Pija enorme le da sexo duro a la hija del jefe y le llena la boca de leche-1

El chaval pone su Pija Enorme dentro del coño de la hija consentida de su jefe

Esta perra se va a comer toda la polla del chico. La guarra esta conmocionada por la reacción del chico fornido. No esta nada mal para ser un empleado, pero su lugar es hacerse respetar-

¡Me respetas! ¡Quien coño te has creído para hablarme en ese tono!

El chico saca su pene grueso y la toma de los cabellos para que le haga sexo oral. Entre palabras y forcejeos falsos se la mete profunda. La besa. La muerde. La lame. Le encanta como huele y lo gordo que esta la polla.

El chaval la recuesta le abre las patitas. El coño suda excitación,  la clava duro. La toma de la cintura para sujetarla mejor. La polla entra y sale. El placer se refleja en los gritos de la puta. Le saca la polla para castigarla. Mete dos dedos con lujuria. Le da duro. Hasta que se le mojan por completo.

Pija enorme le da sexo duro a la hija del jefe y le llena la boca de leche-2

Le suelta chorros de leche en la boca de la guarra

La vagina de la niña consentida esta convertida en un charco de líquidos. El chaval la ha puesto esa raja dilatada y húmeda. Por el tamaño, al grosor y la furia de las penetraciones esta zorra ya tuvo un par de orgasmos.

El gilipollas desea marcar bien su posición de macho alfa y por su deseo de venganza pone el pene en su boca.

¡Mete todo mi pene en tu boca!

¡Verdad que te gusta cerda!

Le pasa la pija por su boca. Le abre por completo los labios. Mientras lo mira, le da leche a sus labios. La venganza esta consumada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *