Sexo anal a solas con mi consolador en la cama

0 views
|

La rubia robusta quiere colmar el deseo de follar. Es una maestra en recibir castigo por el culito. Su marido esta fuera de casa. Necesita una polla ya. Busca uno de sus juguetes sexuales anales preferido. Ella se maneja con soltura en poner el ojete de su ano listo. La dilatación de su culito le permite jugar hasta cansarse.

Sexo anal sola con mi consolador en la cama-1

Suaviza sus esfínteres con un consolador

El consolador anal rosado vibra con intensidad por eso es le encanta. También tiene un control de temperatura que siempre coloca en el máximo nivel para sentir como le va quemando los esfínteres del ano.

Imagina que un tío la coge desde atrás con una polla gruesa, se postra en cuatro puntos para permitir que el juguete sexual la coja duro. Con su otra mano se apretuja los pezones, los pellizca para soportar el dolor de la follada que se hace con el consolador. Es estimulante sentir toda esa ricura en el culito. Sus deditos frotan con locura su botoncito rosado en el coño. El clítoris dispara las alarmas para activar el modo perra lujuriosa.

Esta rubia guarra ha descubierto que al cambiar de postura extendiendo las piernas ampliamente crea un buen espacio con su mano para jugar y sentir más placer.

Se le chorrea el coño y el ano. La zorra se corre duro

El coño lo tiene hecho un mar caliente. Le chorrea líquidos íntimos, los aprovecha para lubricar el juguete rosa y se lo empuja tan adentro como lo permita la física. Se recuesta de lado, las nalgas redondas son grandes. Cierra un poco las piernas para apretar el desgraciado consolador que la hace gemir de dolor y placer. La forma en que se masturba es enfermiza. Cuanta flexibilidad tiene la muy zorra. Posa uno de sus pies por encima de la cabeza. Se está dando duro en el huequito del húmedo culito. Se frota el clítoris, se mete a fondo el consolador, lo aprieta y se corre dando espasmos en el culo y el coño.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *