XXX VIDEO: Jovencita Amateur recibe un masaje placentero.

0 views
|

En este filmy porno, una jovencita amateur visita conjunto a su madre a un masajista profesional. Al inicio, ambas son recibidas por el masajista intercambiando algunas palabras para conocerse un tanto. Lo que no sabía la madre es que a su hijita la esperaba un masajista cachondo, con muchas ganas de follar.

A los minutos luego de presentarse con el gilipollas pervertido, la madre se despide de la colegiala sexy. Es conducida por quién será su masajista de placer hacia unas escaleras vía a la sala de masajes. Aún vestida con ropa del colegio, es recostada sobre una especie de camilla para que así reciba unas cuantas caricias por sus muslos y piernas, muy cerca de su coño por cierto. Sin embargo, el masajista se pone más cachondo y decide llevar las cosas a un nuevo nivel. Le indica que debe cambiarse y colocarse un traje de baño muy hot, por lo que la zorrita sin problemas accede a su petición.

Mayor comodidad, mayor placer.

¡Ahora sí! La zorrita colegiala acompañada por su mami se encuentra en plena camilla con un traje de baño muy sexy preparada para recibir uno de los mejores masajes de su vida. Por supuesto que la perrita sabía lo que le esperaba. Se nota que le excitó mucho con la primera manoseada. Al cabo de unos minutos, ya el cachondo gilipollas aprovecha y le agarra una de sus ricas tetas y posteriormente su rico coño. ¡Qué zorra es esta jovencita!

Es ahora cuando empieza la verdadera acción con la jovencita amateur.

La jovencita amateur ya está lo suficientemente cachonda. Le concede la dicha a su masajista que le retire por completo el traje de baño y así empezar a follar salvajemente. Mientras su madre la espera inocentemente afuera. ¡Pobre señora, ni sabe que su hija recibirá una polla erecta!

La zorrita empieza a ser masturbada de una forma incesante por su masajista. Luego ésta empieza a chupar su polla erecta y que así sea lubricada por completo para que pueda ser penetrada. Por supuesto, en varias posiciones, para así cumplir con el deseo del gilipollas de llegar al clímax... ¡Y pensar que todo esto ocurre mientras su señora madre la espera muy pacientemente!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *